Alimentación y recetas anticancer

Recetas anticancer

He querido escribir sobre este video no solo por su amplia difusión (es calificado como viral en muchas webs) sino también porque fue uno de los factores que hicieron que  comenzara a pensar, más en serio, en mi alimentación y en cómo todo lo que elegía comer podía afectar a mi salud, a largo plazo o no tan largo. El video es una ponencia del Dr. Alberto Martí Bosch que explica cómo afrontar el cáncer de forma holística, es decir, de forma global, desde todos los frentes posibles. Una especie de receta anticancer. Ha desarrollado un protocolo para enfrentar el cáncer que da, según nos cuenta, excelentes resultados. Este protocolo está destinado a que los tratamientos anticancer, como la quimioterapia, sean más eficaces. Teneis el videl al final de la entrada, pero nosotros vamos a resumiros y explicar sus ideas clave.

¿Qué hace que las células se alteren y se vuelvan cancerígenas?

Las células de los seres vivos no están pegadas, sino guardando cierto espacio entre ellas. Este espacio, el espacio intersticial, no está vacío, sino ocupado por el líquido intersticial. El ponente nos habla del doctor Alfred Pischinguer, que afirmaba que la mayoría de las enfermedades empiezan no en las células, sino alrededor de ellas, en este espacio intersticial. Los fallos renales, hepáticos, pulmonares,… alteran el espacio intersticial afectando a las células. Es el entorno de la célula el que se altera y digamos “la enferma”.

Cuando comemos, el aparato digestivo digiere los alimentos y los transforma en nutrientes. Cuando respiramos captamos oxígeno. El oxígeno y los nutrientes son conducidos por el sistema circulatorio (por las arterias) a todos los órganos, a todas las células de nuestro cuerpo. Las células captan los nutrientes, haciendo su propia digestión (el metabolismo celular) y excretan residuos metabólicos y CO2. Es decir, la nutrición de todas nuestras células (pues ellas utilizan nutrientes) está directamente relacionada con los alimentos que ingerimos. Nosotros nos alimentamos y ellas se nutren.

Los residuos metabólicos son diferentes según el nutriente. El metabolismo de las proteínas deja como residuo compuestos con nitrógeno: urea, amoniaco y ácido úrico (muy tóxicos para el organismo) que son eliminados con la orina. Los lípidos dejan restos de ácidos grasos y cuerpos cetónicos (estas moléculas pueden suministrar energía al corazón en caso de ayuno, pero son tóxicas si se acumulan en sangre) y es el hígado el encargado de eliminarlos. Los glúcidos se aprovechan prácticamente en su totalidad, produciendo energía para el organismo, pero pueden dejar como residuo etanol o ácido láctico. Todas las rutas metabólicas, además, utilizan oxígeno y producen CO2, es decir, ácido carbónico, que se elimina a través de los pulmones.

Como vemos, gran parte de los residuos metabólicos son ácidos y todos ellos se vierten al líquido intersticial, donde son captados por el sistema circulatorio (en este caso, por las venas) y conducidos a hígado, riñón y pulmón desde donde son excretados al exterior del cuerpo. Así, pulmón, hígado y riñón son los órganos encargados de la eliminación de los residuos celulares, los filtros de nuestro organismo.

El Dr. Martí Bosch hace un cálculo que da que pensar. El corazón de una persona en reposo mueve 5 litros de sangre por minuto. Eso supone 300 litros por hora y 7200 litros al día. 7200 litros (más de 7 toneladas) de líquido que estos tres órganos tienen que filtrar diariamente, eliminando sus residuos. Como cualquier filtro, nuestros filtros se pueden obstruir; entonces trabajarán más despacio y su eficacia será menor. Tanto si es por un fallo en su funcionamiento, como por un exceso de residuos, si estos filtros no “dan abasto” los residuos se acumulan en la sangre, pero si la situación se prolonga, para evitar que varíe el pH de la sangre (algo poco recomendable para la salud) los residuos ácidos empezarán a retenerse en el espacio intersticial. Cuando los residuos ácidos se acumulan alrededor de las células comienzan los problemas.

Los residuos acumulados en el espacio intersticial bloquean el transporte a través de la membranas celulares, lo que dificulta la captación de nutrientes y oxígeno por parte de la célula. Sin oxígeno ni comida y rodeada de líquido más ácido de lo recomendable, la célula comienza a tener problemas. ¿Qué puede ocurrir entonces?

En ocasiones la célula simplemente muere. Dependiendo del tipo de célula, las consecuencias serán diferentes y se manifestarán con diversas enfermedades: esclerosis, Alzheimer, fibrosis,… todas son enfermedades cuyo origen es muerte celular.

Otra cosa que puede suceder es que la célula retenga líquido a su alrededor para que los residuos ácidos estén menos concentrados: es lo que se conoce como edemas.

También es posible que, para reducir la acidez del líquido intersticial, se capture calcio, sodio y potasio de los huesos; estos minerales forman sales con los residuos ácidos, lo que disminuye la acidez del entorno. Pero en consecuencia los huesos se desmineralizan y pueden aparecer calcificaciones en los tejidos blandos.

Parte de estos residuos ácidos se pueden eliminar con el sudor (las glándulas sudoríparas, como los riñones, forman parte del aparato excretor) o a través de las mucosas. Se producirían llagas, úlceras, soriasis, dermatitis,…

Según el Dr. Martí Bosch, la última opción para la célula es mutar y volverse cancerígena.

¿Cómo son las células tumorales?

Los tumores son alcalinos (básicos) en su interior y ácidos en el exterior.

La célula sana vive en medio alcalino y con oxígeno; en su interior acumula potasio y poco sodio, y utiliza proteínas levógiras. En cambio, la célula tumoral vive en un medio ácido y anaeróbico (es decir, sin oxígeno), con mucho sodio y poco potasio en su interior; utiliza proteínas dextrógiras. Las proteínas son diferentes porque las proteínas dextrógiras son estables en medio ácido, mientras que las levógiras lo son en medio alcalino. La célula tumoral retiene sodio pues muy ser alcalina en su interior le permite sobrevivir al exterior ácido. Volverse cancerígena puede ser una solución para sobrevivir en este entorno.

La receta anticancer

recetas anticancer

La propuesta del Dr. Martí Bosch, su receta anticancer, es hacer lo más incómoda posible la vida de la célula cancerígena (como cuando queremos que alguien se vaya de casa). ¿Cómo conseguir esto?:

  • Recuperando el funcionamiento del riñón, hígado y pulmón para eliminar los residuos acumulados y revertir la situación.
  • Alcalinizando al paciente para anular la acidez del entorno.
  • Con dieta hipo sódica para que la célula no disponga de sodio para subsistir.
  • Utilizando enzimas proteolíticos de acción selectiva que destruyen las proteínas dextrógiras de las células tumorales.
  • Hiperoxigenando el sistema. Las células tumorales son anaeróbicas, por lo tanto, muy sensibles al oxígeno.

Su propuesta anticancer incluye diferentes acciones. En primer lugar, como los filtros obstruido se lavan con agua, recomienda consumir mayor cantidad de agua, no solo bebiendo, sino aumentando la ingesta de vegetales, que en un gran porcentaje son agua y nos ayudarán.

La dieta alcalinizante puede ayudar. La dieta cárnica es acidificante, la dieta vegetaría alcaliniza. Se recomienda, preferiblemente, dieta vegetariana. También dieta hiposódica (baja en sal) para que la célula tumoral no disponga de sodio.

El uso de plantas (fitoterapia) puede ser útil. Plantas diuréticas que mejoran la función renal, plantas hepáticas que mejoran la función del hígado y plantas pulmonares que mejoren la eliminación del CO2 del organismo. Te verde, alcachofa y tomillo es lo recomendado. También plantas inmuno estimulantes que mejoren el sistema inmunológico y activen las células NK y oligoelementos que reactiven las funciones de los pulmones, hígado y riñón.

También recomienda baños de sal. En las aguas termales hay una concentración de 20 gramos de sal por litro de agua. El plasma sanguíneo tiene una concentración de solo 9,4. El gradiente osmótico provoca una extracción de los ácidos retenidos en el interior del organismo a través de la piel, ya que en el agua del baño hay más del doble de concentración que en el cuerpo. Se produce una diálisis percutánea que ayuda a depurar nuestro cuerpo. En una bañera de 100 litros, con dos litros de sal común, tenemos un baño de sal casero perfecto.

Además, recomienda el uso de enzimas proteolíticos de acción selectiva puede destruir las proteínas dextrógiras de las células tumorales. E hiperoxigenar los tejidos, mediante ozono terapia y enzimas peroxidasas. Con todas estas acciones destruimos el entorno ácido de la célula tumoral, hacemos que le llegue oxigeno (tóxico para ellas) y se queda sin sodio y sin proteínas para subsistir. La célula muere sin que afectemos a las células sanas y sus rutas metabólicas.

No es tan sencillo

Este es un resumen de la propuesta del Dr. Martí Bosch. Posteriormente, he encontrado numerosas críticas a este video. La mejor argumentada la tenemos en el Blog de Centinel. Os recomiendo que la leáis, para tener otro punto de vista.

Al contrario de lo que sugiere el Blog de Centinel, yo no entendí al ver el video que propusiera un tratamiento anticancer, sino consejos para mejorar los resultados de los tratamientos médicos. Pero si bien es cierto que al principio no habla de método de curación, al final de la conferencia sí que menciona que ha curado algunos casos, lo que puede interpretarse de varias formas. También es cierto, como se dice en el Blog de Centinel, que el video utiliza las habituales técnicas de persuasión y marketing, eficaces para vender casi cualquier cosa. Y comete algunas “incorrecciones” científicas: lo que no se si lo hace por simplificar sus explicaciones, o por otros motivos menos nobles. Tampoco aporta pruebas científicas sobre sus afirmaciones, bien porque no las tiene, o tal vez por no recargar su exposición (no se qué tipo de público, en cuanto a formación académica, asiste a su ponencia).

Lo cierto es que cuando vi el video por primera vez me acordé de un libro que utilicé el primer año de universidad (soy licenciada en Biología). Se titulaba “Física para las Ciencias de la Vida”. En realidad, es un libro de física, pero explicaba el funcionamiento del cuerpo humano comparando cada uno de sus órganos con diversos artefactos físicos: bombas, circuitos hidráulicos, filtros,… Y todos sabemos como funciona un filtro.

Personalmente no creo que importe si el tumor acidifica el entorno o si es el entorno ácido el que provoca su aparición. Sobre todo si ya tienes un tumor. Lo que sí es cierto es que cambiar el entorno puede hacer que la célula tumoral sea menos resistente al tratamiento médico. Ese planteamiento me parece bastante indiscutible. Es como cuando el médico te dice que como es un paciente muy sano, la recuperación será más rápida, o tiene más posibilidades de curación. Un enfermo con problemas de salud, es más vulnerable a enfermar y más lento en curarse.

Por lo tanto, si cuidamos los puntos que se señalan en el video puede que disminuyamos el riesgo de desarrollar cáncer o, si ya lo tenemos, que el tratamiento sea más efectivo y la recuperación vaya mucho mejor. Seguir sus recomendaciones anticancer no cuesta mucho: beber mucho líquido, un par de días a la semana dieta vegetariana (y no abusar de la carne el resto de los días), comer con poca sal, pasear y oxigenarse, darse un baño de sal de vez en cuando (yo procuro que sea cada dos semanas), y tomar infusiones de te verde, tomillo y pastillas de alcachofa (o cualquier otra hierba que sea depurativa).

No creo que haya una receta anticancer. Es un tema que no admite soluciones sencillas o milagrosas. Pero cuidar nuestra salud comenzando por la alimentación puede marcar la diferencia en algunas ocasiones. Se habla mucho de la salud de las personas vegetarianas. No hay pruebas concluyentes de que la dieta vegetariana sea una dieta anticancer, pero sí de que la incidencia de algunos tipos de cáncer es menor en personas vegetarianas. Numerosas noticias y estudios que avalan este punto. En cualquier caso, siempre que oímos una noticia sobre personas muy longevas, pueblos en los que la incidencia de ciertas enfermedades es muy baja, etc… casi siempre se trata de gente que sigue una alimentación sana y tiene hábitos de vida saludables. No parece mala idea seguir el ejemplo de estas personas en la medida de lo posible. Y seguir las recomendaciones anticancer que se exponen en el video no es tan complicado y están en linea con nuestras ideas sobre alimentación sana. Tal y como dijo Hipócrates: que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina

Tal y como dijo Hipócrates: que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina.

2 Respuestas to “Alimentación y recetas anticancer

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *