Azucares añadidos a los alimentos.

Según la OMS el consumo de azucares añadidos, no debería superar los 50 g diarios. Aun así, sería mucho mejor para nuestra salud no llegar a la mitad. Estas cantidades no se refieren a los saludables hidratos de carbono de las frutas, verdura o lácteos, sino a los azúcares que se añaden durante el procesado de los alimentos.

Azucares añadidos a los alimentos.

azucares añadidos a los alimentos

Photo credit: juandesant

Yogures, azúcar en el café, refrescos, bollería industrial, kétchup,… van sumando a lo largo del día hasta hacer que, de media, consumamos aproximadamente 95 gramos de azúcar. Esta cantidad es casi el doble de lo recomendado para un adulto y cuatro veces más de la cantidad que la OMS considera ideal para nuestra salud. Este consumo es una de las causas de la obesidad que padece la población. En el caso de los niños, alcanza el 40% de ellos.

Quizá pienses que no es tu caso, pues no eres muy goloso. Pero tienes que tener en cuenta también el azúcar escondido en los alimentos procesados.

azucares añadidos a los alimentos

Los azucares añadidos son una de las principales causas de enfermedades cardiovasculares.

Los hidratos de carbono están presentes de forma natural en muchos alimentos. Alimentos como: fruta, leche, miel contienen azucares simples añadidos. Otros como: los cereales, legumbres y frutos secos contienen azucares complejos. Y su consumo es imprescindible para que nuestro organismo disponga de la energía suficiente para su actividad. El problema comienza cuando estos azúcares se extraen de los alimentos que los contienen de forma natural, y se añaden a otros menos apetitosos para mejorar su sabor.

En estos casos, lo único que nos aportan son calorías a la dieta. De hecho, entre las causas de la creciente obesidad infantil está la sustitución de alimentos con azúcares naturales (fruta, legumbres, cereales,…) por alimentos procesados ricos en azúcar añadido (refrescos, zumos procesados, bollería industrial,..). Además, el exceso de azúcar añadido en la dieta está relacionado a enfermedades. Enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer son algunas de estas enfermedades.

¿Dónde se esconden los azucares añadi

dos?

Los refrescos ocupan la primera posición: cada vaso contiene más de 4 terrones. Le siguen los licores, cremas, combinados… incluso los zumos. Por supuesto se añade azúcar a los helados, chocolates y bollería industrial, pero también los cereales para niños y a los postres lácteos: unas natillas contienen tres terrones de azúcar, y un yogur de sabor o con frutas, dos.

El azúcar disminuye la acidez, por lo que se añade también al Ketchup y salsas de tomate. El maíz es otro alimento salado al que añade azúcar.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

azucares añadidos a los alimentos

Los alimentos procesados contienen en general muchos azucares añadidos.

Como siempre os decimos, la información es lo más importante. Lo primero es leer las etiquetas de los productos que compramos, pues casi todos llevan azúcar incluso los salados. Lee los ingredientes y comprueba si tienen azúcar, sacarosa, dextrosa, jugo de caña, miel, jarabe de cualquier tipo, dextrosa, glucosa, azúcar invertido, maltosa, sucrosa, siropes…

Si alguno de estos ingredientes aparece en la etiqueta, el producto que compramos tiene azúcares añadidos. Y como los ingredientes se ordenan de mayor a menor cantidad, cuanto antes aparezca en la lista de ingredientes significa que le han añadido mayor cantidad.

Procura no comprar alimentos muy procesados. No solamente por el azúcar añadido del que estamos hablando sino que, además, este tipo de alimentos tiene propiedades adictivas. Lo mejor es eliminar de la dieta las galletas, de cualquier tipo, bollería, yogures no naturales, cacao, chuches y chocolates, salvo el chocolate negro con más de un 70% de cacao.

Comienza a pensar en tu salud y proporciona a tu cuerpo lo que necesita. Aunque pienses que un alimento rico en azúcares es bueno porque te proporciona energía, la subida de glucosa que te produce es perjudicial para tu organismo (altera los niveles de glucosa en sangre) y el bajón que sigue a esta subida hace que tengas sensación de hambre rápidamente aunque en realidad no necesites comer. A la larga, estos picos de azúcar en nuestra alimentación, son los que alteran el funcionamiento del páncreas causando la diabetes tipo 2. Mejor no abusar de ellos.

La OCU lleva meses promoviendo una campaña para que la legislación limite el azúcar que puede añadirse a los alimentos durante su procesado. Si quieres apoyar dicha campaña visita su página. También puedes, en su página, utilizar una calculadora para comprobar cuánto azúcar consumes. Os recomendamos que hagáis la prueba. Seguro que os sorprenden los resultados.

 

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *