Los beneficios de caminar

Vamos a hablar en este post de los beneficios de caminar. Todos conocemos los peligros del sobrepeso y sabemos que hay que cuidar la alimentación, pero hay un problema también muy extendido en nuestra sociedad: el sedentarismo.

El estilo de vida actual favorece el sedentarismo: ocio tecnológico, desplazamientos en coche,… todo conspira contra nosotros. Para combatir el sedentarismo nos apuntamos a natación, al gimnasio,… y en muchos casos abandonamos estos buenos propósitos por falta de tiempo. Por suerte, lo opuesto al sedentarismo no es el ejercicio, sino la actividad. Así, es suficiente con mantenernos activos, aunque no lleguemos a practicar ejercicio físico.

¿Por qué debes caminar?

Nuestro cuerpo está diseñado para alternar fases de reposo con fases de actividad. En reposo, consumimos por término medio 3,5 ml de oxígeno por kilo de peso y minuto. Es lo que se conoce como un MET (del inglés, metabolic equivalent). Es suficiente con aumentar nuestra  actividad un 50% (de modo que consumamos 1,5 MET) para que empiecen a notarse los beneficios.

Cuando nos movemos con la energía suficiente para llegar al gasto de 1,5 MET el sistema muscular activa lo que los científicos llaman “cascadas de sustancias” (proteínas, factores de crecimiento, citoquinas…) que activan diversas reacciones metabólicas en diferentes sistemas del organismo que repercuten en la regeneración neuronal, la estimulación del sistema inmune, el metabolismo de las grasas, el funcionamiento del sistema musculo-esquelético, etc. La contracción muscular aumenta la secreción de estas sustancias; sin actividad no se produce su secreción.

Cuánto debo caminar

Los tiempos son mínimos y los beneficios máximos.

El único requisito es que la actividad dure un cierto tiempo para aparezcan sus efectos beneficiosos. Según la OMS se necesitan 150 minutos semanales para los adultos y 60 minutos diarios para los niños en periodos de 10 minutos como mínimo (no sirven minutillos sueltos). Como vemos, es suficiente con unos 30 minutos al día de actividad moderada, durante cinco días a la semana.

Para aumentar nuestro nivel de actividad, a cualquier edad, una buena opción es caminar a paso rápido; el punto justo es caminar sin llegar a jadear, es decir, que podamos hablar mientras caminamos.

¿Puedo caminar de cualquier forma?

Beneficios de caminar

Una técnica básica multiplica la calidad de la caminata y las calorías que consume.

En Internet se está haciendo habitual una nueva expresión: el “power walking”. En castellano, es el caminar de toda la vida, pero con más energía: moviendo los brazos, conectando el abdomen, activando la pelvis y levantando ligeramente la punta del pie. Esta forma de caminar es un buen sustituto del running, sobre todo si los deportes de impacto están contraindicados en tu caso.

Caminar 30 minutos diarios a una velocidad de 3-4 km/h, supone caminar unos 2 km; con una longitud de paso de 65-70 cm son unos 3000 pasos. Los expertos recomiendan 10000 pasos diarios, pero 3000 pasos es un buen comienzo.

Beneficios de caminar

Los beneficios de caminar y de la actividad física en general, son muy diversos:

  • La exposición a la luz solar aumenta los niveles de vitamina D, mejorando nuestra salud ósea y muscular y reforzando nuestra inmunidad.
  • Se regula el reloj interno. Disminuye el estrés y la ansiedad por la liberación de endorfinas, relacionadas con el bienestar.
  • Caminando el cuerpo se relaja, se dispersan las preocupaciones y luyen las ideas. Por lo que caminar ayuda a la creatividad y a la generación de ideas.
  • Otro de los beneficios de caminar y de la actividad física es que mejora la función cognitiva. Aumenta el volumen del cerebro, favorece la formación de neuronas y ralentiza el avance de las enfermedades neurodegenerativas. Retrasa y disminuye los efectos del parkinson y el alzheimer y disminuye entre un 20 % y un 30 % el riesgo de sufrir depresión y demencia.
  • Caminar también reduce el tejido adiposo y con él algunos factores que favorecen la aparición de cáncer. Hará que aumente la capacidad cardiorespiratoria, lo que rebaja el efecto perjudicial de las grasas acumuladas e ingeridas. El riesgo de sufrir cáncer de colon o de mama se reduce el 30 % y el 20 % respectivamente.
  • Los beneficios de caminar no acaban aquí: el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y sus asociados (ictus, infartos…), disminuye entre un 20 % y un 35 %.
  • El riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2 también disminuye, entre un 30 y un 40 %
  • Mejoran habilidades motoras básicas reduciendo la probabilidad de caerse un 30 %…
Beneficios de caminar

No cuesta y mira todo lo que te otorga.

Otro de los beneficios es que la actividad física ralentiza los procesos de envejecimiento y la pérdida de masa muscular que se produce a partir de los 30 años. Las personas activas viven hasta siete años más y su calidad de vida a edades avanzadas es mucho mejor. Hasta el punto de retrasar la necesidad de ayuda externa entre 10 y 20 años.

En resumen

Debemos caminar para combatir el sedentarismo. Una técnica básica y unos tiempos mínimos consiguen que se activen las “cascadas de sustancias” y sus consecuentes procesos metabólicos. Con unos 150min semanales lograremos multitud de beneficios.

Por último, no olvidemos que todos los que han probado a practicar algún deporte o hacer ejercicio hablan maravillas de la experiencia. Al margen de los beneficios para el organismo, la actividad hará que nos sintamos satisfechos, con la sensación de haber cumplido un objetivo y hará que descansemos mejor.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *