Como Comer

En esta entrada de la “Guía para adelgazar de manera saludable” vamos a tratar el Como Comer; para que quede más claro vamos ha expresarlo algo así como qué es bueno hacer y qué es bueno no hacer para comer. Vamos a dividir el artículo en 4 apartados correspondientes a las 3 comidas esenciales del día y el 4º apartado se corresponde a las otras dos comidas, digamos, menos importantes.

Continuamos con nuestra “Guía para adelgazar de manera saludable” hablándoos sobre los Buenos habitos de alimentación. Os recordamos las anteriores entradas de esta serie:

  1. Guía para perder peso de forma saludable
  2. Avena para adelgazar
  3. Alimentos que no engordan
  4. Cómo Comer
  5. Buenos hábitos de alimentación

Antes de todo esto, queremos que entendáis la manera en que vemos nosotros la comida. La comida se puede ver desde el sentido energético o desde el sentido nutritivo (en palabras que todos entendamos):

  • Desde el sentido energético tú comes para lo que viene después, no repones la energía ya gastada comes para tener energía para luego.
  • Por el sentido nutritivo comes para reponer lo ya gastado y tener para luego.

En este artículo vamos a tratar todo desde el sentido energético, y uno de los mayores fallos que cometemos al alimentarnos es mezclar los dos sentidos u objetivos de la comida. ¿Cuántas veces oímos eso de la cerveza para reponer fuerzas? después de hacer deporte o algo similar, o después de una mañana dura de trabajo. Pensamos que eso es un error, para que no te falten fuerzas tienes que comer antes.

Como desayunar.

Hay dos grandes tipos de desayuno, el desayuno despertador, que es el desayuno de esas personas que hasta que no se toman su café (o lo que sea) no son personas, y el desayuno como comida, que son aquellos desayunos en los que la gente se para a desayunar como una comida más.

Vamos a ver, pues, como desayunar. Se le debe dedicar al desayuno TIEMPO. Se que es difícil, pero solo hay que acostumbrarse o prepararse parte por la noche. Debes sentarte a desayunar y desayunar alimentos nutritivos y “buenos” de cara a todo lo que te espera por delante a lo largo del día. Si eres de las personas que necesitas el café y seguir, a lo mejor es buena idea tomarte el café y luego ponerte a desayunar un par de minutos después algo más contundente.

Si lo vemos desde el punto de vista energético, desayunar solo un café te supone un pico mínimo de energía que dispones ya nada más empezar el día.

Como comer.

Seguimos viéndolo todo desde el punto de vista energético, los planes que tienes por la tarde, suelen estar bastante definidos, es decir, sabes que tal día vas a ir a comprar, o que tienes que ir al gimnasio a cierta hora, o has quedado para hacer lo que sea. Entonces, si sabes bastante bien lo que vas a hacer,.. ¿por qué no sabes lo que vas a comer?. Si comes para tener fuerzas para lo que viene después y sabes qué es lo que viene, entonces no puedes no saber lo que vas a comer. En resumen, DEDÍCA TIEMPO a planear tus comidas. No hace falta que planees al detalle, pero sí que si el miércoles vas a ir al gimnasio, comprar, ver a un amig@, hacer tareas de la casa… y el jueves no vas ha hacer nada, no comas pasta el jueves y verduras el miércoles, hazlo al revés, ¿se entiende?.

Como cenar.

Si mantenemos esta idea de que lo que como es energía para luego, y si después de la cena viene la cama, no debes cenar apenas calorías. Aquí voy a matizar un poco, esto es para personas adultas en estado normal; embarazadas, niños en etapa de desarrollo o incluso gente que quiere aumentar de peso debido a algún trastorno o por el gimnasio no es así. Tenemos que cenar alimentos con un índice calórico bajo y no solo por eso; para facilitar el sueño debo tomar alimentos que sean fáciles de digerir y darle al organismo TIEMPO antes de descansar. No debo cenar 20 minutos antes de ir a la cama, eso hace que no duermas del todo bien, es mejor cenar un rato antes de lo normal para dormir mejor.

Otras comidas.

Las conocidas como almuerzo y merienda. Mucha gente se lleva las manos a la cabeza cuando le dices que no siempre hay que merendar o almorzar. Hace cientos de años que se inventó el almuerzo, cuando la gente se levantaba a las 5 a.m. a trabajar y no comía hasta las 3 p.m., cuando el sol era imposible de soportar. Si CUENTAS LAS HORAS verás que entre el desayuno y la comida hay 12h; por eso para poder trabajar había que comer algo a media mañana, el almuerzo, de modo que había 6 h entre cada comida, lo que permitía trabajar con más fuerzas y no llegar a la comida hambriento. Si piensas de la misma manera, debes almorzar o merendar cuando tus desayuno-comida o comida-cena se alejan mucho en horas, si desayunas a las 10 y comes a las 3 p.m. !como vas a almorzar!. Eso es solo darle al cuerpo algo que no necesita.

Ahora vamos a ver un poco qué almorzar/merendar. Me encanta recomendar para este momento la fruta, como tu objetivo de estas comidas es el tener fuerzas hasta la comida o cena,  la fruta, que contiene gran cantidad de azúcares (de los buenos encima), es ideal: fácil de trasportar y comer, aporta nutrientes esenciales, contiene un gran porcentaje de agua, fácil de comprar, tienes gran variedad en cualquier supermercado… solo ventajas.

Vamos a dejar las comidas que podemos planear. Si os fijáis, en todos los apartados aparece el tiempo y la planificación; por ello debemos comer planeando, sin volverse obsesivo, pero sin dejar todo en el aire. Ahora toca preguntarnos: ¿y qué hago si me sale algún imprevisto?. Bueno, que no cunda el pánico. Si llevas una dieta equilibrada y hoy (siguiendo el ejemplo de la comida) es miércoles y comes pasta pero se te cancelan todos los planes no pasa nada, un día de un pequeño exceso no supone un problema. El lío viene un poco de lo contrario; el jueves, que en tengo libre, me surge algún plan que supone mucha energía (llevar a los niños a jugar, deporte…); en ese caso no puedes comer pocas calorías si vas a hacer un gasto elevado, pero sumar calorías es muy sencillo. Tal vez ese día debas merendar, o tomar fruta después de comer; también los frutos secos y los zumos son muy buenos para esos momentos.

Para resumir, debes comer en función de lo que vas ha hacer, de esa manera no caerás en excesos y poco a poco perderás peso de una manera saludable. Planificar un mínimo las comidas te lleva a conseguir lo anterior y en casos de necesidad energética es bueno recurrir a la fruta.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *