Nutrientes: qué son

Nutrientes

Se denominan nutrientes a todos los materiales que el organismo precisa para realizar todos los procesos necesarios para mantenerse con vida. Estos materiales deben ser suministrados de forma continua. El número de nutrientes que el organismo puede utilizar es muy pequeño en comparación con la gran cantidad de compuestos existentes.

Los nutrientes no se ingieren (o no siempre) directamente, sino que forman parte de los alimentos. Así, en los diferentes productos que ingerimos deben estar contenidos todos los nutrientes que necesitamos para sobrevivir; en caso contrario, surgirán problemas de salud.

Hay una gran variedad de alimentos y debemos combinarlos de forma que el aporte de nutrientes a nuestro organismo sea el adecuado. La proporción de los diferentes nutrientes en una dieta sana es lo que se conoce como pirámide nutricional o pirámide alimenticia, un gráfico que nos indica qué cantidades debemos ingerir de cada grupo de alimentos para que nuestra dieta sea saludable y equilibrada. En cada apartado de esta secciónte ofrecimos información detallada y diversos enlaces donde ampliar la información.

Una página que te recomendamos en diversos puntos de nuestra web es alimentos.org

nutrientes

Tipos de nutrientes

Habitualmente se distingue entre macronutrientes y micronutrientes. Los primeros ocupan la mayor proporción de los alimentos que ingerimos, y son las proteínas, los glúcidos o hidratos de carbono  y los lípidos (mal llamados también grasas). Por el volumen que representan en la ingesta de alimentos, también se podría incluir a la fibra (que químicamente es un hidrato de carbono) y al agua en el grupo de macronutrientes, pero como no aportan calorías, no suelen considerarse nutrientes de forma estricta. Los micronutrientes son sustancias de las que necesitamos cantidades ínfimas, que se miden en milésimas y millonésimas de gramo pero que, sin embargo, son imprescindibles para el mantenimiento de la vida. Son las vitaminas y los minerales.

Podemos clasificar también los nutrientes según la función que desempeñan en el metabolismo. Así tendríamos nutrientes energéticos, aquellos que se usan como combustible celular pues se obtiene energía el oxidarlos en el interior de las células con el oxigeno que transporta la sangre. Hidratos de carbono y lípidos serían los nutrientes energéticos principales, mientras que las proteínas pueden utilizarse como combustible, pero no de forma exclusiva.  El segundo grupo sería el de los nutrientes plásticos, los utilizados para construir y reparar el organismo. Las proteínas integran este grupo en su mayor parte. El tercer grupo sería el de los nutrientes reguladores, cuya función es facilitar y controlar las funciones y reacciones bioquímicas que tienen lugar en el interior de los seres vivos. En este grupo tendríamos las vitaminas y los minerales, pero también las enzimas (un tipo de proteínas) que son las encargadas de facilitar y acelerar las reacciones químicas en el interior de las células. Sin ellas no sería posible la asimilación de ningún otro nutriente.

Por último, aunque habitualmente no son considerados como nutrientes, hablaremos de la fibra y del agua, que actúa como disolvente de otras sustancias, participa en las reacciones químicas más vitales y, además, es el medio de eliminación de los productos de desecho del organismo.