Quinoa, un superalimento

La quinoa o kinua es la semilla de una planta (Chenopodium quinoa). Es originaria de la cordillera de los Andes (sobre todo Bolivia y Perú). En esta región se lleva cultivando y consumiendo mucho tiempo.

Esta semilla se está poniendo de moda. Sobre todo desde que se hizo público que la NASA recomienda consumir quinoa en los viajes espaciales. Según diversos estudios es un alimento funcional que previene diversas enfermedades.

La quinoa no es un cereal ni una legumbre, pero comparte cualidades de ambos tipos de alimentos.

Como los cereales, es una excelente fuente de carbohidratos. Además tiene dos ventajas añadidas: aporta mayor cantidad de fibra que la mayoría de los cereales (entre un 14% y un 16%, de tipo insoluble) y además no tiene gluten.

Y al igual que las legumbres, la quinoa es rica en grasas insaturadas (6%, sobre todo ácido linoléico u omega 3). De hecho es uno de los alimentos con mayor proporción de omega 3 en relación a su contenido en grasas. También es rica en proteínas equilibradas (17%), con las que nos aporta todos los aminoácidos esenciales. Entre estos aminoácidos esenciales se encuentran: la lisina, metionina y cistina.

Si nos fijamos en los minerales, en la quinoa destaca el contenido de potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc. También aporta vitaminas, sobre todo vitamina E (antioxidantes) y vitaminas tipo B.

Por su contenido en fibra y proteínas, en comparación con los cereales, la quinoa tiene un bajo índice glicémico, por lo que nos ayuda a mantener constantes los niveles de azúcar en sangre, lo que la hace interesante para personas diabéticas. Por su contenido en fibra y grasas insaturadas es también una buena opción para controlar los niveles de colesterol.

La fibra que nos aporta, al ser insoluble, mejora el tránsito intestinal previniendo el estreñimiento y sus efectos secundarios (hinchazón, retención de líquidos,…)

También es rica en magnesio, esto contribuye a relajar las paredes de los vasos sanguíneos. Para entenderlo mejor la quinoa ayuda a mantener baja la presión arterial.

En dietas vegetarianas, aporta proteínas completas y es una excelente fuente de hierro. Para los deportistas, constituye un alimento valioso por su combinación de minerales, carbohidratos complejos y proteínas.

Por último, en infusión, es un relajante natural que nos ayudará a aparcar el estrés diario y a conciliar el sueño fácilmente.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *